Repartían Café Caliente Y Esto Es Lo Que Pedían A Cambio

Repartían Café Caliente Y Esto Es Lo Que Pedían A Cambio

Cada domingo se reúnen alrededor del Espacio Cultural Julio Le Parc de Guaymallén, cientos de mendocinos en una populosa feria comunitaria, tal como se observa en la parte posterior de la foto de arriba.

Y entre los puestos se movilizan los miembros de la Iglesia Bautista de Guaymallén Vida Nueva que pastorea el Pastor Gustavo Malossi, ofreciendo café caliente.

Se los puede reconocer porque tienen en sus manos un termo, vasos plásticos y una Biblia.

El frío matutino del invierno hace que el ofrecimiento sea muy bienvenido, y por supuesto, provoca la charla casual y el contacto amistoso con los vecinos allí instalados.

Pero la sorpresa llega cuando alguien pregunta: ¿Y cuánto hay que pagar por este café?

Los hermanos de la Iglesia Vida Nueva simplemente contestan: “Bueno, en realidad solo esperamos por todo concepto de “pago” que usted nos comparta un motivo de oración para orar por su vida, y pedirle a Dios que responda a sus peticiones. Con eso estamos muy bien pagados

La sorpresa se deja ver inmediatamente en los rostros de las personas detrás de sus mesones, los mismos que contienen todo tipo de mercadería.

Andrea va todos los domingos e instala una pequeña mesa con medias y zoquetes deportivos, que ofrece a precios muy accesibles.

Andrea comenta: “¡Lo que hace esta gente es increíble! Me traen café caliente, y luego oran por mí y mi familia, y se quedan a conversar para hacer el día más llevadero. Estoy pensando visitarlos cuando se reúnen los domingos, para intentar entender por qué hacen esto”.

La Iglesia Bautista de Guaymallén Vida Nueva entiende que no se trata de esperar que las personas mendocinas simplemente vengan a nuestros cultos y reuniones, a nuestros eventos y nuestras presentaciones, y hagan cola para entrar en nuestros templos.

Ellos saben que hay que estar donde está la gente, pues allí aparece, aflora, emerge la verdadera necesidad.

Y ellos quieren ser la opción para cubrir la necesidad, de acuerdo a sus fuerzas y sus posibilidades.

El diálogo amistoso, la presencia entre la gente, la honestidad para hablar, compartir, regalar café y orar, los acercan afectivamente a esas personas.

Y cuando la necesidad aparezca, como ya ha pasado, las personas preguntarán, pedirán, buscarán ayuda o consejo, y la Iglesia Bautista Vida Nueva hará lo que tiene que hacer, lo que sabe hacer.

La Iglesia Bautista será sierva y estará lista para ayudar.

Hay quienes piensan que un café, una oración, la presencia física y el diálogo cordial es poco, pero sin duda es el camino ideal para comenzar a demostrar el amor de Dios.

La Campaña “Un Café Por Una Oración” está acercando a las personas.

Sería estupendo que dejes debajo tu comentario, u opinión acerca de qué te parece esta actividad.

Tal vez podrías comentar otras experiencias similares destinadas a acercarte a la gente para compartir las Buenas Nuevas de Jesucristo.

Gracias por hacerlo, eso nos estimula a continuar compartiendo experiencias de este tipo.

Habilidades

Publicado el

4 abril, 2017

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *