Primero La Unidad, Después El Fuego

por | May 15, 2018 | 0 Comentarios

Presentamos estos devocionales como una oportunidad para que puedas compartirlos a tus conocidos.

Su temática es la misma que será desarrollada durante el Congreso Bautista 2018: «El Poder Del Acuerdo»

Se acerca el Pentecostés, el acontecimiento cristiano que completa el podio de importancia junto a la Pascua y la Navidad.

¿Por qué es tan trascendente?

Porque el poder del Espíritu Santo vino sobre hombres comunes y corrientes y cambió la historia para siempre.

 

Muchos siglos más tarde, esperamos dentro de unos días la fiesta del Pentecostés.

Todos esperamos el nuevo avivamiento espiritual que energice a la iglesia de Dios.

Sabemos lo que tenemos que hacer y muchas veces lo hacemos.

Pero también sabemos que la pasividad que nos abruma en el presente es por la falta de un Pentecostés genuino y con una nueva visita llenadora del Espíritu sobre nuestras vidas.

Estamos convencidos de que puede ser ahora.

Todos queremos que sea así, pero necesitamos prepararnos.

Repasando el capítulo 2 de Hechos, encontramos que los apóstoles invirtieron tiempo en la preparación.

El primer paso para recibir el fuego del Espíritu Santo de Dios transformador en sus vidas fue estar todos unánimes.

Juntos.

En el pensamiento, en lo físico, en lo emocional.

En todo.

El sueño de una iglesia sin competencias internas, sin problemas de marquesina ni jurisdicciones de membresía puede hacerse realidad, si todos nos proponemos esperar el Pentecostés de acuerdo, en unidad.

Sin unidad el fuego no podrá llegar. Por otro lado, ¿para qué queremos el fuego? En aquel Pentecostés bíblico la razón fue proclamar el evangelio a todo el mundo conocido sin distinción y con gran poder divino. Nosotros queremos lo mismo. La unidad traerá el fuego de Pentecostés y la llenura del Espíritu Santo traerá consigo hombres y mujeres comprometidos con la única causa mayor: evangelizar al mundo.

El tiempo de preparación trascurre y depende de la iglesia la unidad para esperar lo esperado. Dios quiere, nosotros también queremos. Es tiempo de Pentecostés, es tiempo de cosecha. Es tiempo de la unidad, es el tiempo de la IGLESIA.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.