Pronto, en agosto, tendremos nuestro Retiro Nacional de Pastores, donde el tema central será: “El Poder del Acuerdo”. En función de ese encuentro (en el que esperamos estemos todos), queremos compartir una serie de devocionales (muy escuetos y bosquejados), a través de los cuales anhelamos que nuestros corazones pastorales se vayan preparando. Pero, además, para que también los puedan usar para impartir acuerdo a sus congregaciones. Siéntanse en libertad de usarlos.

Texto: Daniel 1

José Bruno Penizzotto*

 

La experiencia de un hombre como Daniel nos deja una gran enseñanza para comprender el valor que encierra un acuerdo inspirado y respaldado por Dios, aun encontrándose en las peores circunstancias, como era su caso y el de sus amigos cuando fueron llevados cautivos a Babilonia por Nabucodonosor.

 

Bosquejo

 

  1. La orden del rey Nabucodonosor
  • Seleccionar jóvenes de la familia real de Judá.
  • Las condiciones exigibles de estos jóvenes.
  • En qué se los debía preparar.
  • La comida y la bebida que deberían comer para presentarse ente el rey.

 

  1. Los acuerdos comienzan con una decisión (v. 8a)

Basados en la decisión de no contaminarse con la comida del rey, se dieron algunos pasos que desembocaron en un acuerdo productivo.

  • Daniel pidió permiso para no comer la comida del rey (8b).
  • Un profundo respeto mutuo (v. 9).
  • Disposición para asumir los riesgos de un acuerdo (v. 10).
  • Las condiciones de un acuerdo (vv. 12-13).

 

  1. Los resultados del acuerdo
  • Daniel y sus amigos se veían más saludables y mejor nutridos que los que comían la comida asignada por el rey (v. 15).
  • Las evidencias hicieron del acuerdo algo perdurable en el tiempo (v. 16).

 

Conclusión

La decisión de no contaminarse con la comida del rey era una demostración acabada de su inclaudicable decisión de honrar a Dios y serle útil, para el propósito que el Señor les había asignado. De modo que, cuando se presentaron delante del rey, fueron puestos en el palacio para manifestarle al rey las revelaciones de Dios.



José Bruno Penizzotto es pastor principal de la Iglesia

Bautista «Acércate a la vida», Cipoletti, Río Negro